Por: Frei Betto, publicado en el sitio http://www.cubadebate.cu/ el 11/10/2019

¿Acaso la modernidad tuvo su inicio en 1492, cuando Colón desembarcó en nuestro continente? ¿Por qué calificar de modernidad la expansión mercantilista llevada a cabo por las flotas de España, Portugal, Inglaterra, Francia y Holanda?

 

Escrito por Miguel

“Turrón, turro, botón!!...”, gritaba Don Anselmo mirando un televisor….apagado. “Ahí se esconde ese señor, el ladrón….¿qué digo ladrón?....asesino…serial, en masa, abrumador”.

Lo ví y lo vió, esconderse bajo una mesa redonda al muy cagón. Y eso que el televisor se apagó. Adentro nadie lo agredió, no, no, no…al contrario lo adulaban y le pedían por favor: “no te vayas preciosón, quédate y castigalos: con fervor…te adoramos por lo que sos, implacable, devastador…así te queremos mi amor!!”. No eran muchos, muy pocos, sin color…la vieja vieja muy vieja nacida antes de la luz y el apagón -mucho antes-, lo buscaba para mimarlo sin cariño, sin ardor. Vieja alquitranada la puta que te parió!.

En la semana en la cual el inefable Micky “Vainilla” Pichetto propuso dinamitar la villa 1-11-14 como mecanismo para terminar con el narcotráfico y Pato “la bondadosa” Bullrich le impuso a los argentinos de a pie la necesidad de no olvidar el DNI si viajan en tren so pena de ser abordados, demorados, encarcelados por portación de cara y procedencia, recomendamos la lectura del siguiente relato de Pedro Saborido, que forma parte del libro “UNA HISTORIA DEL PERONIMSO”.

 

Por Bárbara Pistoia, publicado en http://www.polvo.com.ar el 10/09/2019

Empezó como una noticia inventada en Twitter y en menos de 24 horas pasó a ser un rumor consistente que necesitó otras 24 horas más para ser una confirmación: Maradona volvía al fútbol argentino como DT de Gimnasia. No es casual que semejante resolución se haya dado con esta velocidad y vértigo. Es Maradona, el comandante de las pasiones terrenales a lo largo y ancho del planeta, es la representación del milagro y el hombre de las mil vidas, el que en todas y cada una de esas vidas persiguió desafíos y dio giros épicos e impensados sobre el relato que él mismo escribió, pero, sobre todo, lisa y llanamente, es Maradona, humano, demasiado humano, el amante del amor popular.