La imagen de un funcionario con rango ministerial,  movilizado, agitando su bombo mientras entona a más no poder “ gorila put.. vas a pagar… las retenciones del gobierno popular”, era utópica o cuando menos extraña,  antes de aquel particular período iniciado hacia el 2003...