Elaborado por el colectivo Marambio

Escribimos estas notas “colectivas” con una frecuencia mensual. Intentamos reflejar en ellas nuestra visión sobre los acontecimientos políticos ocurridos en el periodo “entre” notas, siempre con la premisa de analizar los hechos desde una perspectiva militante que permita extraer conclusiones que decanten en sugerencias, quizá ideas, puede que una guía para la acción en el sentido de fortalecer el proyecto nacional, popular, democrático y feminista y al gobierno encabezado por Alberto y Cristina. Lo acontecido en las últimas semanas y en particular a partir del jueves 15 de abril nos obliga a prestarle particular atención al accionar de la oposición: no vamos a intentar ocultar nuestro estado de ánimo detrás de una innecesaria corrección política…estamos enojados.

 

Add a comment

Por Alejandro Goldín

Después del gran triunfo electoral en la que el binomio del MAS Evo Morales-Álvaro García Linera consiguió su segunda reelección la extrema derecha local conducida por La Embajada y la OEA presidida por  Luis Almagro como su apéndice como maquillaje institucional supranacional, desconocieron el resultado electoral denunciando fraude y convocando a una sublevación golpista que contó primero con la complicidad policial y luego el apoyo del Ejército. Al igual que las protestas de la extrema derecha venezolana contra Chávez y Maduro, las de la extrema derecha racista y xenófoba boliviana fueron muy violentas. La inacción policial convirtió a toda Bolivia en una zona liberada en beneficio de la ofensiva golpista a tal punto que las vidas de Evo y Álvaro estuvieron seriamente en peligro, obligando a que ambos, Presidente y Vicepresidente en ejercicio y reelectos, tuvieran que abandonar su país para no ser asesinados. En ese salvataje jugaron un rol clave el presidente de México Andrés Manuel López Obrador y el presidente electo de Argentina Alberto Fernández que intervinieron para que Evo y Álvaro pudieran escaparse a México.  Otro hubiese sido el cantar si el Gobierno legítimo hubiera contado con las fuerzas de seguridad para mantener el orden público y el respaldo de las Fuerzas Armadas al legítimo proceso electoral y a la Constitución Nacional.

 

Add a comment